¿Por qué los líderes, las personas, y las empresas crean procesos para crecer si olvidamos el más importante, “la interacción humana y la comprensión mutua”?

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Ignacio Gallo
0

¿Por qué los líderes, las personas, y las empresas crean procesos para crecer si olvidamos el más importante, “la interacción humana y la comprensión mutua”?

Me gustaría dar un ejemplo típico, que es una completa exageración pero tan real como la vida misma.

Cuando alguien comienza a trabajar en una empresa, existe la necesidad y la urgencia de conocer todos los aspectos del entorno, qué y dónde están pasando las cosas. En esta etapa, empezamos a absorber el conocimiento como esponjas.

La regla más importante que cualquier persona en cualquier empresa, en cualquier sector o realizando cualquier actividad debe aprender primero y aplicar como norma, es evitar la comunicación por correo electrónico a menos que sea completamente necesario.

Los estudios y la experiencia nos demuestran cada día que comunicarse, pedir ayuda, dar órdenes, o simplemente decir “hola”, no es efectivo por correo electrónico, Skype o cualquier otro canal de comunicación no físico.

Entonces, ¿qué es lo que realmente le impide a la gente levantarse o al menos usar su voz o el teléfono para comunicarse? ¿Es la pereza? ¿Es el miedo? ¿Es la falta de pertenencia? ¿Es la falta de compromiso con el equipo o con la dirección?

Bueno, puede haber muchas razones que crean esta situación, pero debe haber incluso un nuevo departamento dentro de las organizaciones para empezar a tomar este tema en serio y volver a empezar a aprender desde el principio e interrumpir los procesos y las reuniones.

Sería necesario crear una nueva posición en las organizaciones, como un líder de equipo anti-email, encargado de deconstruir los procesos y recrear las condiciones para aumentar el toque humano y la comunicación.

Fácil hoy, difícil mañana (apelando al estoicismo)

Las personas eficientes e inteligentes son así porque empiezan primero con las tareas más difíciles para luego enfrentarse a las más fáciles.

Por lo tanto, si aplicamos esto a un ambiente de trabajo, si el 80% de los empleados se ocupan la mayoría de las veces de cualquier cosa con correos electrónicos, esto significa que el 80% de las tareas y trabajos a realizar costarán al menos un 160% para ser completados.

Por otro lado, seguirá habiendo un 20% de los empleados que estarán siempre dispuestos a levantarse, correr, ayudar, y dar más al resto, incluso cuando estén sufriendo la mayoría del 80% de los micro-gestores fáciles y rápidos de la organización.

La mayoría de los retrasos, la desmotivación y los retrocesos en la comunicación, las disputas y las peleas en el entorno social (y en las organizaciones), se producen por correr rápido a corto plazo y estar demasiado cansados para tratar los asuntos relevantes.

Tendemos a prestar atención a las soluciones más fáciles y rápidas en lugar de detenernos y pensar en el largo plazo; sobre todo porque comúnmente tenemos miedo de salir lastimados. Sí, esto podría sonar demasiado extremo, pero no lo es.

Nosotros, la gente, no estamos abiertos a cometer errores todos los días para aprender más. Además, retrasamos, posponemos, y evitamos cualquier situación que en el pasado se supone que fue una decepción y que simplemente no ocurrió como habíamos imaginado. Así que nos damos por vencidos demasiado pronto.

“Envíame un correo electrónico, no tengo tiempo ahora”

Imagina una situación en la que un miembro del equipo detecta algo que no funciona bien en un proyecto o proceso. Se levanta y corre para encontrar una solución, comunicándole este problema a alguien más que pueda ayudar.

Entonces la persona que puede ayudar, este miembro del equipo (Gerente, Director de Proyecto, Jefe de Equipo, o cualquier otra persona responsable de cualquier departamento involucrado) responde con: “Estoy muy ocupado ahora, hablemos más tarde” o “por favor envíame un correo electrónico, y lo miraré más tarde”.

Esa persona que quería resolver algo importante a favor de un equipo completo hará lo que el responsable le pida y probablemente la próxima vez, ni siquiera se pondrá de pie, ni levantará el teléfono ni intentará arreglar nada más cuando vea que las cosas van mal.

Ahora imagina que, lo que esta persona quería arreglar, si se lleva a cabo y se implementa en todo el departamento podría significar 2 millones de euros de beneficios para la empresa, así como más productividad, motivación, y compromiso de parte de los empleados de la empresa.

Y perjudicialmente, esta persona que quería arreglar algo, aparentemente pequeño, pero que resultó ser mucho más grande a largo plazo, comenzará a sentirse distanciado de cualquier empresa que repite con orgullo en los eventos de Navidad cada año: “La comunicación es lo que realmente importa” pero cuando en realidad, no parece funcionar como dicen.

¿Entonces qué?

Tener trabajadores valientes, estratégicos, seguros de sí mismos, con capacidad de aprendizaje, creativos, y/o generosos en tu empresa sería el activo más valioso y beneficioso para asegurar que los correos electrónicos fueran la herramienta de comunicación menos común utilizada para la interacción diaria en tu departamento, o empresa, sin importar el sector o la posición.

Como todos somos humanos, necesitamos evolucionar. Lo que no vemos a menudo es que estamos evitando ser humanos, solo porque tenemos miedo de sufrir cualquier tipo de engaño o frustración. Esto, a su vez, nos llevará a ser personas robóticas desmotivadas.

A partir de ahora, piénsatelo dos veces antes de enviar un correo electrónico porque es como empezar a fumar cuando piensas que será fácil dejarlo, pero a medida que pasa el tiempo, te das cuenta de que se hace realmente difícil dejarlo. Es una adicción; ya sea a los cigarrillos o al correo electrónico, es el mismo principio.

Cuando sientas la necesidad de enviar un correo electrónico, levántate de tu silla o lugar de trabajo y toma un paseo de un minuto, y piensa qué es lo que te impide tomar el teléfono primero o ponerte de pie y hablar con la persona que necesitas y comunicarle lo que hay que tratar directamente.

Algo realmente importante que hay que tener en cuenta es que tendrás que reinventarte cada día y no debes tener miedo de sufrir frustración y rabia, ya que encontrarás muchos obstáculos y barreras.

Sé persistente, y por supuesto, mantente humilde y radical para aprovechar al máximo tu próxima llegada. 

Para más ideas suscríbete.

Ignacio Gallo Campos

Sobre el autor

Por más publicaciones, cada semana, suscríbete. ¿Tienes algún proyecto en el que quieras trabajar o escribir conjuntamente? ¿Alguna conferencia en la que quieras que participe? – Ponte en contacto o pégame un grito aquí – info@ignaciogallocampos.com 

Mírame en YouTube y suscríbete para obtener videos mensuales únicos.

Ignacio acaba de publicar el tercer libro de la trilogía llamado “Una vida en un segundo”. Haz clic en los títulos y hazlos tuyos a través de Bubok.com, Google books o Amazon.

Consigue la trilogía completa “La mayor falsificación”, “Todos los perros son labradores”, y “Una vida en un segundo” y vive un viaje interior a ese pasado, ese presente, y esas decisiones que te hacen ser el que eres ahora, para elegir luego el que realmente quieres ser, durante cada segundo del resto de tu vida.

is a sales outsourcing company that can help you sell your products, services or software in new markets. Interested to learn more how this is possible?

Sign Up to our newsletter

to receive insider information, actionable sales techniques, updates and interesting articles about business opportunities in Europe from our team.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.